Hacía tiempo que tenía la ilusión de conocer las Salinas Grandes y en este viaje a Jujuy junto a mi hijo mayor pude darme el gusto.

Cómo llegar a las Salinas Grandes

Salimos desde Purmamarca, siguiendo por la ruta 52 que es la que lleva hacia Chile por el Paso de Jama. La ruta está en muy buen estado y si bien es bastante transitada, especialmente por camiones, el viaje es ágil. Son unos 62 kilómetros.

En caso de que vinieran desde Jujuy o Salta, hay que tomar la ruta 9 hasta Purmamarca y ahí empalmar con la 52.

Para llegar a las Salinas Grandes hay que atravesar la Cuesta de Lipán, un camino de curvas y contracurvas con paisajes espectaculares. La altura máxima a la que se llega son los 4000 metros. Ténganlo en cuenta. Generalmente la gente masca hojas de coca que se pueden conseguir en kioscos de Purmamarca.

cuesta de lipan rumbo a salinas grandes

cuesta de lipan

Otro dato importante, si van en auto, es que la última estación de servicio está en San Salvador. Por la ruta 9 no hay otra hasta Tilcara y en la ruta 52 hasta las salinas no hay ninguna. Sobre la 9 están construyendo una pero no me parece que esté por abrir en breve.

Cómo es la visita

Uno puede ver el salar desde la ruta pero si queremos ingresar hay que abonar una entrada. El costo es de $300 por auto (no por persona).

Cuando llegamos a la entrada de las Salinas Grandes nos toman los datos y se hacen pequeños grupos de tres o cuatro autos a quienes acompaña un guía.

Los guías son empleados de las mismas salinas. Ellos te cuentan la historia del lugar, cómo es la extracción de sal y además te sacan las famosas fotos trucadas o saltando o en alguna pose. Ellos mismos te alientan a hacer fotos divertidas. Realmente son muy buena onda.

La primer parada es en la zona de los piletones de donde se saca la sal.

La segunda es al sector de los Ojos del Salar. Ahí hay que transitar con cuidado, siempre siguiendo al guía en estricta fila india ya que el suelo es muy blando y podemos caernos en algún pozo. El problema no es mojarnos sino que la sal corta como un cuchillo y te podés lastimar. Por ese motivo los guías llevan un botiquín con ellos durante los paseos.

Una vez que visitamos estas dos partes, se regresa y se termina la visita. Es decir, no podés quedarte paseando por el lugar, debés retirarte.

Todo el paseo debe llevar poco más de una hora.

Cuándo visitar las Salinas Grandes

Según nos comentaron el mediodía es el momento del día ideal para ir ya que a la tarde se pone demasiado ventoso. El sol es muy intenso, lo cual no significa que haga calor.

Conviene visitar las Salinas Grandes entre marzo y diciembre que es la época seca. De esta temporada, lo ideal es marzo y abril, ¿por qué? Porque en esos meses la sal se está secando y está limpia por la lluvia, entonces el salar está en su máximo esplendor… y resplandor.

En cambio, a partir de mayo, el viento y la tierra van opacando un poco y no es tan blanca, lo cual no quiere decir que no sea hermoso igual. La ventaja es que el reflejo no molesta.

¿Y qué pasa en el verano? Como ustedes sabrán, en el verano el norte es muy lluvioso. Se puede entrar igual pero a pie, no en auto. Y en esta época es cuando pueden sacarse esas fotos que hacen parecer que uno está en el cielo por el reflejo en el agua.

En fin, invierno o verano, no dejen de visitar este lugar que por algo es la 1ra maravilla natural de la Argentina.