Primero fueron las aerolíneas, ahora le toca al alojamiento: llegan los hoteles low cost a la industria turística. Los principales cambios se ven en la estadía por horas en lugar de por noches, y la contratación aparte de los servicios que se ofrecen junto con la habitación.
Por supuesto, lo digital reformuló el turismo tal como lo conocíamos. Las agencias online cobran altas comisiones a los hoteles que deben agudizar el ingenio para no perder más dinero.
A diferencia de lo que algunos se imaginan, los hoteles low cost no necesariamente son chicos ni tienden a ser hostales. La principal propuesta para que el huésped pague menos es ofrecerle la estadía por horas. Por ejemplo, en lugar de pagar desde las 15 hasta las 12horas, lo hagan por tres, seis o doce horas. Esto les permitirá ahorrar entre un 40 y un 60 por ciento del precio habitual. Esta medida no es sólo para quienes están de paso.Es beneficiosa para aquellos en los que sus vuelos llegan o salen del destino por la noche. Ya no estarán obligados a contratar una noche más la habitación para usarla por un rato. Estas serían las ventajas de los hoteles low cost.
Así como las aerolíneas de estas características sólo te venden el asiento, y luego el equipaje y la comida deben pagarse aparte, los hoteles ofrecen algo parecido. El visitante sólo abonará el precio base de la habitación, básicamente una cama y un baño. El resto de los servicios, si desea adquirirlos, tendrán un costo adicional. Antes se elegía si la estadía era con o sin desayuno. Ahora se podrá optar por con o sin toallas, televisión por cable y wi-fi. Esto último está pensado, sobre todo, para aquellos que sólo utilizan el hotel para dormir y asearse.
El aumento en las tarifas de los servicios públicos también incide. Los hoteles deben buscar formas de generar ingresos. De hecho, muchos implementaron hace rato el day use. Este es un formato ideal para quien está de paso por una ciudad.
Esta modalidad ya se utiliza en Europa y Estados Unidos, ¿será el turno de Argentina?