Comprar celulares en el exterior y pasarlos escondidos en los bolsillos dejará de ser una "travesura". Desde principios del próximo año, todo celular comprado en el exterior y no declarado a su ingreso al país no podrá funcionar. Así lo establece un proyecto del Enacom. Básicamente apunta al gran contrabando de equipos pero que termina incluyendo a las compras de un solo celular en otro país. Al igual que la norma vigente en Chile actualmente, los celulares adquiridos en otro país deben registrarse. Ese es el motivo por el cual ya no se pueden comprar chips chilenos y usarlos en nuestros teléfonos. Cabe aclarar que los teléfonos comprados hasta fines de este año no entran en esta norma. La idea es que todos los celulares sean registrados en el mismo momento en que se declaran en la aduana. Otro de los aspectos que se están barajando es subir el límite de la franquicia de 300 a 500 dólares para acotar la cantidad de trámites al llegar a Argentina. Este mismo sistema regirá para comprar celulares en el exterior con el sistema puerta a puerta. Por lo tanto, al confirmar la recepción del envío, se podrá hacer la registración.

¿Qué ocurre al comprar celulares en el exterior y no declararlos desde el próximo año?

Básicamente, que no funcione pero incluso si así fuera, no podrías repararlo en un servicio técnico autorizado. La única forma sería declararlo y, obviamente, pagar los impuestos si correspondiese. Pero también habrá que tener cuidado si comprás en el país. Muchos celulares que se venden especialmente en sitios online entraron de contrabando. Desde 2018 deberás controlar que el aparato no esté en la "lista negra" y que tenga la estampilla de Afip. Según las estadísticas, entran al país 7700 teléfonos por día. Por lo tanto, si esto se implementa, habrá que sacar cuentas para ver si conviene traerse el famoso Iphone. Otra opción sería que los teléfonos en Argentina tuvieran precios razonables. Nos leemos en el próximo post!